Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Empleo y pobreza

Las cifras recientes de la Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo en Ecuador son preocupantes. 115 mil personas perdieron el empleo último año; 117 mil, fueron subempleadas; y 15 mil, entraron en el desempleo. Además de que 45 mil personas ahora ganan ingresos inferiores al salario mínimo (400 dólares).

Panorama, sin duda, nada optimista para quienes tienen expectativas de conseguir trabajo, y que da cuenta de la situación económica del país.

La pobreza también aumentó. Los economistas suelen medir, entre otras, dos tipos de pobreza: por ingreso (si una persona tiene más de 1 dólar y 50 centavos al día) y por necesidades básicas insatisfechas (si una persona puede acceder a bienes y servicios básicos). Por ingreso, la pobreza aumentó 2%; y, por necesidades básicas insatisfechas, casi en un 1%. Lo que significa más pobres que el año anterior. Para ser específicos, por cada 100 pobres del año pasado ahora, por desgracia, hay entre 1 y 2 más. Pero esto sin tomar con pinzas las cifras de pobreza rural.

La situación de pobreza es más severa para la población rural, pues 7 de cada 10 personas carece de educación, trabajo, seguridad social, salud, agua, alimentación, vivienda y ambiente sano.

Pero por qué, ¿a qué se debe este aumento de la pobreza y el desempleo? Entre otras cosas, señalan expertos como David Villamar, principalmente a las medidas tomadas por gobierno de Lenin Moreno desde pocos meses empezado su gobierno. La punta del Iceberg fue la eliminación del subsidio, pero el hielo bajo el agua fueron las intenciones de reformas laborales y tributarias; reformas laborales que siguen pretendiéndose; y que en el caso de las reformas tributarias que se corrieron amputadamente.

La cuestión de la reformas laborales no roza lo bueno o malo, sino en qué grado es prudente hacer enmendaduras a la ley, para que las empresas (particularmente las PYMES se puedan servir de ella), y que estas tengan buen visto técnico. Visto que no tienen las intenciones de reforma presentes.

Pero, el tema de las reformas cabe en otro artículo. En este es suficiente con lo dicho. Cerramos así este texto.